Su objetivo es estimular la capacidad curativa innata del organismo y facilitar sus mecanismos de equilibrio para alcanzar un buen estado de salud, y promueve el principio de no hacer daño. Incluye la homeopatía, la medicina naturista, la medicina tradicional china, el ayurveda, el biomagnetismo y la iridología.