Este tipo de Medicina complementaria trabaja con tratamientos mucho más inofensivos para restablecer equilibrios. Engloba otros campos relacionados como hábitos físicos, alimenticios, mentales, espirituales, emocionales. El dolor es una alarma que nos lleva a una anomalía que hay que corregir cuanto antes. La visión de una enfermedad tiene que ser integral en lo biológico (se comprometen sistemas, no sólo un punto específico del dolor), y también en lo emocional, mental y espiritual. En el tratamiento se aplican las terapias requeridas para un resultado integral, tales como Flores de Bach, Biomagnetismo, Electro acupuntura, orden nutricional, entre otros lo que también es apoyado por productos 100% natural de alta efectividad.